Rey Carlos III: Conoce el restaurante de comidas rápidas de la Reina Isabel II que forma parte de la herencia

Nadie esperaba que esta clase de propiedad se encontrase entre los poderes de la monarca.

Rey Carlos III herencia

Desde su fallecimiento, la Reina Isabel II dejó a sus sucesores, como el Rey Carlos III, muchas propiedades, joyas y tierras de herencia. Y, repasando esa extensa lista, descubrimos una propiedad de lo más curiosa: un exclusivo local de comida rápida que tiene en su poder el actual monarca de Reino Unido.

No solo el reinado de una basta población cayó en sus manos tras el fallecimiento de la legendaria monarca, sino también todas las riquezas y los bienes. Como se suele decir, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y sí que el poder es grande en esta situación.

Además de joyas, tierra y colonias, el Rey Carlos III encontró en la herencia de su madre el poder de un McDonald’s. Según reveló ‘El Confidencial’, todos estos negocios están administrados bajo “The Crown Estate”, una sociedad creada en 1760 y que se ocupa de preservar la herencia de la corona y obtener ganancias.

Rey Carlos III herencia
Así luce el McDonald’s propiedad de la corona británica.

Este McDonald’s, propiedad ahora del Rey Carlos III gracias a la herencia, lleva el nombre de Maccy D’s. Por supuesto, como no podía ser de otra forma, este negocio sobresale por sobre los demás con sus lujos y excentricidades.

Rey Carlos III, dueño de un McDonald´s

Según informó ‘Duplos‘, en este lugar los clientes pueden disfrutar de lujosos menús en cómodos sofás, contando además de un mesero que lleva la comida. Lejos quedan las cabinas de plástico y el autoservicio en bandeja. Esta sucursal se encuentra a las afueras de Londres, en Banbury Gateway Shopping Park.

Rey Carlos III herencia
Muchos asisten día a día esperando encontrarse a algún miembro de la corona.

Quienes asisten al lujo de esta cadena de comida rápida esperan, sin mucho resultado, encontrarse a algún miembro de la realeza comiendo en los sofás. Sea como sea, esta sucursal lejos está de ser propiedad privada y sus ganancias no forman parte de los ingresos de la corona. El Rey Carlos III tiene ahora, tal como hacía su madre, la responsabilidad de velar por el correcto funcionamiento del comercio.