La Reina Isabel, bajo supervisión médica tras sufrir un deterioro en su salud

La monarca inglesa genera una gran preocupación.

Reina Isabel
Reina Isabel.

El mundo ha quedado paralizado luego de que el Palacio de Buckingham informara las últimas novedades con respecto al estado de salud de la Reina Isabel. Tal como se puede leer en un comunicado oficial, la monarca del Reino Unido debe quedar bajo supervisión médica tras sufrir un deterioro en su salud.

«Después de una evaluación adicional esta mañana, los médicos de la reina están preocupados por la salud de Su Majestad y han recomendado que permanezca bajo supervisión médica», difunde masivamente el Palacio de Buckingham.

La Reina Isabel, en horas claves.
La Reina Isabel, en horas claves.

Como era de esperar, esta información ha hecho saltar las alarmas mundialmente. Pese a la preocupación generada, aseguran que la monarca inglesa está en calma y descansando en Escocia. «La reina permanece tranquila y en el castillo de Balmoral», se lee en el comunicado.

La inmediata reacción de la familia de la Reina Isabel

Tras el anuncio del frágil estado de salud de la Reina, el Príncipe Carlos y su pareja, Camila de Cornualles, decidieron emprender viaje de forma urgente hacia Balmoral. La información del traslado inmediato del heredero al trono fue confirmada por Clarence House este mismo jueves.

También aseguran que el duque de Cambridge, el Príncipe William, está viajando en este momento al castillo de Escocia, según dio a conocer el Palacio de Kesington.

Reina Isabel.
Reina Isabel.

El estado de alerta es general y Liz Truss, primera ministra del Reino Unido, se pronunció al respecto en su cuenta de Twitter. Dijo que el país está «profundamente preocupado por las noticias que llegan de Buckingham Palace». «Mis pensamientos y los de la gente de todo el Reino Unido se encuentran con Su Majestad y su familia en estos momentos», escribió.

Durante el año, la Reina Isabel ya ha generado varias preocupaciones por el deterioro de su salud, y su fragilidad quedaba en evidencia al ausentarse en eventos que antes eran de total importancia para ella.

En junio, por ejemplo, faltó a la celebración de su Jubileo de Platino, por los 70 años de su reinado. En ese momento, el Palacio de Buckingham dijo que la reina experimentó «ciertas molestias» durante el primer día, y cancelaron su presencia para el resto de las actividades.