Rocío Carrasco desvela por qué Fidel Albiac era clave en los días más agónicos de Rocío Jurado

La hija de "La más grande" le pone punto final a los rumores.

Rocío Carrasco
Rocío Carrasco

Desde que comenzó la segunda temporada de «En el nombre de Rocío», cada vez son más los detalles que conocemos acerca de la mediática familia de Rocío Jurado. Sin intenciones de callar su verdad, Rocío Carrasco desgrana su historia hasta el final, y esta vez le ha tocado aclarar qué papel cumplía Fidel Albiac en la última etapa del cáncer de su madre.

Los viajes que realizó «La Faraona» a Houston fueron exhaustivos. Rocío Jurado emprendía rumbo a una clínica de Estados Unidos con la ilusión de ganarle la batalla a la enfermedad. Incluso, luego de su segundo viaje, todo parecía indicar que iba a poder salir adelante, pero tres meses después, el cáncer de páncreas volvió, y ya no dio tregua.

Rocío Carrasco
Rocío Carrasco en «En el nombre de Rocío».

En el octavo capítulo de su docuserie, Rocío Carrasco revive el minuto a minuto de esos estresantes viajes a Houston, y culmina desvelando detalles de aquel 1 de junio de 2006, cuando «La más grande» ya no pudo soportar más el dolor y cerró sus ojos. En esos momentos tan dolorosos, la mediática pudo contar con el apoyo de su pareja, Fidel Albiac, quien además le sacaba siempre una sonrisa a su madre.

Según Carrasco, Fidel fue el apoyo incondicional de Rocío Jurado en sus últimos días. Incluso, cuando estaba a punto de someterse a un tratamiento en Houston, se acordó que era el cumpleaños de su yerno y tuvo fuerzas para saludarlo. «Nada más verlo le dijo: ‘Felicidades, niño’. Ella siempre intentaba sacarte sonrisa, intentaba que todo el mundo estuviera bien. No querían que se preocuparan ni que lo pasaran mal».

Rocío Carrasco
Fidel Albiac, Rocío Carrasco y Rocío Jurado.

El verdadero vínculo entre Rocío Jurado y Fidel Albiac

Tal y como lo narra Carrasco en el último episodio, la estancia en Houston significó un antes y un después en su familia. «Estaban todos como a ver quién hacía más, quién tenía más puntos…. Pero si Fidel no llegaba a la habitación, mi madre no se levantaba de la cama«, asegura.

A continuación, Rocío explica los lindos detalles que tenía su pareja con la cantante: «Le había comprado unas deportivas, le ponía su chándal… y él la llevaba por toda la parte de la UVI y daban paseos. No quería ir con nadie más que no fuera Fidel«, confirma Carrasco, orgullosa.

“La más grande” le tenía tanto aprecio a Fidel Albiac que hasta le confesó a su hija que no quería irse de este mundo sin verlos en el altar. Un deseo que, lamentablemente, no se pudo cumplir, pues esa boda llegó 10 años después de su fallecimiento, cuando Carrasco estaba lista para comenzar una nueva etapa lejos del dolor que le causó la muerte de su madre.